viernes, 9 de mayo de 2014

Mes de Mayo: Día 9



El tornasol: La prudencia
El tornasol es un emblema muy expresivo de esta virtud. Esta planta, que se eleva sobre las demás en nuestros jardines, mira siempre al Sol de justicia y le sigue doquiera que vaya; se inclina a su presencia, toma de él sus luces y consejos y gobierna en la familia vegetal según un dictamen que es siempre recto.
Corresponde a la prudencia el don de consejo.
La prudencia en María
María conoció desde su inmaculada concepción sus destinos a proporción que le fueron revelados. Se propuso un fin, y este fin no fue otro que el de la salvación de la raza humana, corrompida y perdida por el pecado. A esta tan alta y sublime misión ordenó toda su vida, todas sus acciones y todos sus movimientos, y consiguió su propósito dándonos un Salvador. La ordenación de toda su vida a la salvación del mundo, fue obra de la prudencia.
El tornasol en manos de María
¿Está en tu jardín el tornasol? En todas tus acciones, en  todos  tus  negocios  y  empresas,  ¿miras  y  consultas  a Dios, a la recta razón, al dictamen de tu conciencia? ¿hay orden en tu modo de vivir? ¿vives a tu gusto, haces lo que te place, obras según tus caprichos? Si así es, no hay en ti la prudencia. Fija tu vista hacia el fin de tu creación, y dirige según él y hacia él toda tu vida, y serás prudente. Si no tienes prudencia, vives en desorden, y eres un jardín arruinado Busquemos esta flor y pongámosla en las manos de María, y para sembrarla le dirás:
Presentación de la flor
ORACIÓN. Señora: Yo desde hoy me comprometo, yo propongo y me resuelvo a vivir en adelante según Dios, según el dictamen recto de mi conciencia y según razón. Ordenaré mis acciones y mi vida según los eternos designios de Dios: así lo tengo resuelto practicar. Recibid, Señora, esta flor; a vuestra maternal solicitud confío su cultivo.
video

"Mes de María"
Beato Francisco Palau

No hay comentarios: